Ansiedad causada por una separación

La ansiedad causada por una separación o el miedo a la soledad puede hacer que su perro muestre un comportamiento y un estrés no deseados. Los problemas de comportamiento más habituales asociados a una ansiedad causada por una separación incluyen ladridos y aullidos excesivos, conducta destructiva, depresión e hiperactividad. Estos problemas pueden derivarse del estrés causado por estar solo y de la incertidumbre acerca del regreso del amo.

Muchos adiestradores realizan simulacros de salidas como método efectivo para tratar la ansiedad causada por una separación. Acostumbre a su perro a quedarse solo poco a poco mediante la repetición de salidas cortas. Las primeras salidas deben ser muy breves, de uno o dos minutos únicamente. El tiempo debe incrementarse a medida que el perro gane confianza en su regreso.

Muy pronto, al verle coger las llaves del coche o ponerse los zapatos o el abrigo, su perro empezará a asociar este hecho con el que usted vaya a salir de casa. Coja las llaves del coche y póngase los zapatos o el abrigo varias veces al día. De esta manera, su perro dejará de interpretar estas acciones como un indicador de que su amo está a punto de marcharse.

La ansiedad causada por la separación casi siempre se produce en los 20 minutos posteriores a haber dejado al perro solo. Cinco minutos antes de marcharse, dé a su perro un KONG relleno. Esta es una forma efectiva de desviar la atención del perro en el momento de marcharse y le mantendrá entretenido en los primeros minutos con la exploración de su KONG relleno. Recuerde que los primeros 20 minutos después de marcharse son el momento de mayor ansiedad para un perro y si consigue centrar su atención en un KONG podrá ayudar a controlar dicha ansiedad.

Asimismo, recuerde dar a su perro un KONG relleno durante el día, aun cuando no tenga intención de salir de casa, pues esto evitará que su mascota relacione el juguete con su partida.